PUERTAS CERRADAS VERSUS PUERTAS ABIERTAS

Algunas puertas (es decir… no todas) están cerradas por alguna razón, conocida en ocasiones sólo por quien decidió cerrarle.

Las personas, aprendemos a cerrar puertas en la vida. Algunas razones para hacer esto es que, cada quien, en su momento, tomamos decisiones, y como tal, dichas razones merecen ser respetadas.

Esas puertas pueden ser “abiertas” solo si cada uno de nosotros, decidimos abrirles y observar lo que está tras ellas de una forma diferente.

 

MOTIVOS POR LOS QUE CERRAMOS PUERTAS

Entre los motivos más frecuentes por lo que decidimos cerrar puertas, están relacionados con: secretos atesorados, situaciones pasadas que no deseamos compartir con nadie, circunstancias difíciles que hemos vivido, información que nos genera una sensación de incomodidad compartirle, entre otros.

Es importante comprender que, ni desde la mejor intención hay derecho a abrirlas a menos que uno mismo desee hacerlo.

 

¿MANTENER ESAS PUERTAS CERRADAS EN LOS PASILLOS DEL SILENCIO SERÁ LO MEJOR?

Validar la información que cada uno de nosotros quiere guardar para sí es honrar nuestra posibilidad de ser quienes tomamos las decisiones sobre, que queremos compartir de nuestra vida.

Para algunas personas el conversar y ser abiertos es la solución. Para otros, guardar silencio parece ser la mejor opción.

Es difícil afirmar que una u otra es la mejor solución. Algunas veces quizá convenga abrir esas puertas que han estado cerradas por años y transformar la historia que hizo que se cerrase. En otras… quizá sea mejor que permanezcan cerradas y queden esas historias en los pasillos del olvido.

 

PUERTAS QUE NO DEBERIAN SER ABIERTAS

Hay en cambio otras puertas que debiesen quedar cerradas de por vida: las que te llevan a adicciones y hábitos negativos. Una vez abierta alguna de esas puertas, el pasar al otro lado de ellas… puede llevarte a transformar tu vida de forma negativa. Volverles a cerrar será todo un reto de vida, que algunos, no logran alcanzar.

 

ELIGE BIEN TUS PUERTAS

Hay puertas que se cierran, otras que se abren.

Hay puertas que tu cierras y otras que tu abres..

Hay puertas que nunca debes abrir y otras que nunca debes cerrar.

La decisión está en ti.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s