Posts etiquetados ‘Coaching’

Laura Choriego

Me encanta imaginar que la vida es un vuelo. Visionas un punto de llegada, despliegas tus alas y comienzas a volar. Justo en ese vuelo estaba cuando se me vinieron a la mente dos puntos de llegada: el Éxito y la Felicidad. Me surgió de pronto la pregunta: ¿Se puede llegar a ambos destinos a la vez?

Exploremos brevemente lo que significa cada uno de esos destinos.

Éxito se refiere al efecto o la consecuencia acertada de una acción o de un emprendimiento.

Con origen en el término latino exitus (salida), su raíz se hace más o menos evidente según el contexto en que usemos esta palabra, ya que muchas veces expresa “sobresalir” o “salir por encima de la competencia”

También se entiende por éxito al reconocimiento que otros te dan o te otorgan respecto de una hazaña o logro obtenido.

Imagina la siguiente versión de ti:

  • Eres reconocido por otros como una persona “exitosa”
  • Estas en la posición más alta de tu organización o eres el dueño de una.
  • Eres el propietario de una lujosa mansión en la zona más exclusiva de tu ciudad.
  • Te vas a ir de vacaciones en un suntuoso crucero, a recorrer los lugares más paradisiacos del planeta.
  • Te relacionas con las personas más ricas, notables y de prestigio no solo de tu país, sino del mundo.

Quizá por un instante tu podrás pensar: Es la vida de tus sueños. No obstante, la pregunta clave es : ¿Encuentras en medio de todo esto la “felicidad”?

Ciertamente hay una tremenda diferencia entre éxito y felicidad.

Algunas personas asumen que, acumulando un gran éxito o riquezas materiales, esto los conducirá directamente a la tan añorada felicidad.

Considerando las limitaciones económicas, las carencias, la falta de acceso a cosas que solo se obtienen con dinero, esto genera en muchos la confusión respecto a que, al obtener todo lo material, la felicidad llega por consecuencia. Nada puede estar más alejado de la verdad que esa asunción.

Comprar un carro del año, adquirir la casa de tus sueños, cerrar un trato importante a nivel de negocios, conseguir una promoción interna en tu trabajo, por supuesto que produce satisfacción. Estos logros ofrecen una “felicidad temporal”. De hecho, muchas personas realizan una breve pausa una vez han logrado eso a lo que llamaban su meta o sueño, cuando ya están poniendo su enfoque en el siguiente trofeo a conseguir.

Otras personas nunca están felices hasta sentir esa sensación de haber “ganado” y cuando esa sensación para, como en el caso de las adicciones, necesitan o desean conseguir algo más.

La felicidad son momentos, instantes, vivencias que permiten sentirte satisfecho, alegre, positivo, lleno de energía y lo más importante… te sientes lleno de vida. 

La brecha entre el éxito y la felicidad

Vivir luchando por una abundancia material jamás creará una felicidad duradera. Es vital entonces descubrir una vida con significado y verdadero propósito.

¿Cómo determinar si tu vida está siendo guiada por ser un buscador de éxito o por cazador de momentos de felicidad?

Me gusta la forma en como plantea esta comparación el escritor Frank Sonenberg quien plantea una matriz comparativa de ambos conceptos y que te comparto a continuación.

Conductores Buscadores de éxito Cazadores de felicidad
Propósito Asegurar la abundancia, el poder y la fama. Ser rico en carácter y disfrutar de buena salud, relaciones con significado y paz mental.
Premios Más es siempre mejor. Disfrutar el camino y conseguir un balance de vida.
Satisfacción Sobresalir por sobre los que estén a tu alrededor. Sentirse satisfecho con lo que tienes y degustar la felicidad de otros.
Reconocimiento Obtener la aprobación de otros. Mantener el respeto a ti mismo.
Mentalidad Preocuparte por ser “El número uno” Ser desinteresado, reflexivo y humilde.
Prioridades Actuar solo en tus propios intereses. Hacer la diferencia en la vida de otras personas.
Metas Ganar a toda costa. Hacer las cosas de manera consciente y de la mejor forma que te sea posible.
Relaciones Tener la mayor cantidad de relaciones posibles. Disfrutar el construir relaciones de calidad
Enfoque Obsesionado por las posesiones materiales Mantener un balance, buscar la riqueza que da la abundancia de vivir en armonía y equilibrio interno y externo.

¿Puedes tener éxito y felicidad al mismo tiempo? 

Descifrar esta respuesta es el reto de cada día.

Mantener el balance, los pies en la tierra, poner primero lo primero, saber donde poner límites y donde no los hay, hacer de lo imposible… posible… es lo que da sentido a esta vida.

Laura Choriego

Gracias por estar aquí. Comparte acá tu opinión respecto de este tema. La diversidad de perspectivas enriquece la experiencia y el proceso de aprendizaje.

Únete a este vuelo HOY.

Laura Choriego | Mayo 30, 2015

PUERTAS CERRADAS VERSUS PUERTAS ABIERTAS

Algunas puertas (es decir… no todas) están cerradas por alguna razón, conocida en ocasiones sólo por quien decidió cerrarle.

Las personas, aprendemos a cerrar puertas en la vida. Algunas razones para hacer esto es que, cada quien, en su momento, tomamos decisiones, y como tal, dichas razones merecen ser respetadas.

Esas puertas pueden ser “abiertas” solo si cada uno de nosotros, decidimos abrirles y observar lo que está tras ellas de una forma diferente.

 

MOTIVOS POR LOS QUE CERRAMOS PUERTAS

Entre los motivos más frecuentes por lo que decidimos cerrar puertas, están relacionados con: secretos atesorados, situaciones pasadas que no deseamos compartir con nadie, circunstancias difíciles que hemos vivido, información que nos genera una sensación de incomodidad compartirle, entre otros.

Es importante comprender que, ni desde la mejor intención hay derecho a abrirlas a menos que uno mismo desee hacerlo.

 

¿MANTENER ESAS PUERTAS CERRADAS EN LOS PASILLOS DEL SILENCIO SERÁ LO MEJOR?

Validar la información que cada uno de nosotros quiere guardar para sí es honrar nuestra posibilidad de ser quienes tomamos las decisiones sobre, que queremos compartir de nuestra vida.

Para algunas personas el conversar y ser abiertos es la solución. Para otros, guardar silencio parece ser la mejor opción.

Es difícil afirmar que una u otra es la mejor solución. Algunas veces quizá convenga abrir esas puertas que han estado cerradas por años y transformar la historia que hizo que se cerrase. En otras… quizá sea mejor que permanezcan cerradas y queden esas historias en los pasillos del olvido.

 

PUERTAS QUE NO DEBERIAN SER ABIERTAS

Hay en cambio otras puertas que debiesen quedar cerradas de por vida: las que te llevan a adicciones y hábitos negativos. Una vez abierta alguna de esas puertas, el pasar al otro lado de ellas… puede llevarte a transformar tu vida de forma negativa. Volverles a cerrar será todo un reto de vida, que algunos, no logran alcanzar.

 

ELIGE BIEN TUS PUERTAS

Hay puertas que se cierran, otras que se abren.

Hay puertas que tu cierras y otras que tu abres..

Hay puertas que nunca debes abrir y otras que nunca debes cerrar.

La decisión está en ti.

Laura Choriego

CreativaMENTE Feliz

HOY decide SONREIR y tu corazón se iluminará.

El elemento clave está en QUERER tomar esa decisión. ¿Quieres?