Posts etiquetados ‘tiempo’

Laura Choriego

¿Medio de conexión o de desconexión?

 

Recuerdo la época en la que nos enseñaban que el teléfono era un instrumento para acortar distancias y no para alargar conversaciones…

HOY, en el 2014, ese significado dejó de aplicar. Ahora, los teléfonos son aparatos que sirven para: conversar en audio, en video, en chat, que te permite generar ubicaciones con GPS o Google Earth, con el que puedes jugar, almacenar información, llevar la agendas, postear estados en todas las redes sociales, quien te despierta en las mañana y con el que muchos duermen durante las noches, algunos hasta te hablan y les puedes bajar un sin número de aplicaciones en fin… si bien es un medio que ha dado un salto cuántico por su evolución como invento no es del todo perfecto.

Los teléfonos del 2014: Medios de comunicación que acortan distancia con los que están lejos e incrementan distancia con los que están cerca. ¿Cómo aprovechar esta maravilla de invención humana, sin que la misma haga que perdamos de vista el significado de la frase Calidad de Vida?

No obstante todas sus bondades, sigue teniendo un sólo defecto: No puede generar la calidez que produce estar en presencia y en persona, produciendo una verdadera conexión humana. Esa es la conexión más valiosa de todas…

 

Laura Choriego | Marzo 5, 2014

 

Hay una gran diferencia entre: hacer lo posible y hacerlo posible.
¿Cuál eliges hacer tú HOY?
Sólo triunfa en el mundo quien se levanta, busca las circunstancias y si no las encuentra, las crea.
Porque nadie puede saber por ti.
Nadie puede crecer por ti.
Nadie pue…de buscar por ti.
Nadie puede hacer por ti lo que tú mismo puedes hacer.
HOY, es un buen día para disfrutar el ser esa persona que quiere hacer la diferencia positiva en nuestro mundo.
Laura Choriego | Febrero 10, 2014
Laura Choriego

El reto de HOY

“Si pudiéramos saber primero a dónde estamos (diagnóstico) y hacia dónde vamos (visión, dirección de desarrollo), podríamos juzgar mejor qué hacer y cómo hacerlo (plan operativo).

El reto de HOY

El reto de HOY

EL BUSCADOR

Esta es la historia de un hombre al que yo definiría como un BUSCADOR…
Un buscador es alguien que busca; no necesariamente alguien que encuentra.
Tampoco es alguien que, necesariamente, sabe qué es lo que está buscando. Es simplemente alguien para quien su vida es una búsqueda.

EL BUSCADOR0
Un día, el buscador sintió que debía ir hacia la ciudad de Kammir. Había aprendido a hacer caso riguroso de estas sensaciones que venían de un lugar desconocido de sí mismo. Así que lo dejó todo y partió.
Después de dos días de marcha por los polvorientos caminos, divisó, a lo lejos, Kammir, Un poco antes de llegar al pueblo, le llamó mucho la atención una colina a la derecha del sendero. Estaba tapizada de un verde maravilloso y había un montón de árboles, pájaros y flores encantadores. La rodeaba por completo una especie de pequeña valla de madera lustrada.
Una portezuela de bronce lo invitaba a entrar.
De pronto, sintió que olvidaba el pueblo y sucumbió ante la tentación de descansar por un momento en aquél lugar.
El buscador traspasó el portal y empezó a caminar lentamente entre las piedras blancas que estaban distribuidas como al azar, entre los árboles.
Dejó que sus ojos se posaran como mariposas en cada detalle de aquel paraíso multicolor.
Sus ojos eran los de un buscador, y quizá por eso descubrió aquella inscripción sobre una de las piedras:

Abdul Tareg, vivió 8 años, 6 meses, 2 semanas y 3 días 

Se sobrecogió un poco al darse cuenta de que aquella piedra no era simplemente una piedra: era una lápida.
Sintió pena al pensar que un niño de tan corta edad estaba enterrado en aquel lugar.
Mirando a su alrededor, el hombre se dio cuenta de que la piedra de al lado también tenía una inscripción. Se acercó a leerla. Decía:

Yamir Kalib, vivió 5 años, 8 meses y 3 semanas 

El buscador se sintió terriblemente conmocionado.
Aquel hermoso lugar era un cementerio, y cada piedra era una tumba.
Una por una, empezó a leer las lápidas.
Todas tenían inscripciones similares: un nombre y el tiempo de vida exacto del muerto.
Pero lo que lo conectó con el espanto fue comprobar que el que más tiempo había vivido sobrepasaba apenas los once años…
Embargado por un dolor terrible, se sentó y se puso a llorar.

EL BUSCADOR2
El cuidador del cementerio pasaba por allí y se acercó.
Lo miró llorar durante un rato en silencio y luego le preguntó si lloraba por algún familiar.
-No, por ningún familiar —dijo el buscador—. ¿Qué pasa en este pueblo? ¿Qué cosa tan terrible hay en esta ciudad? ¿Por qué hay tantos niños muertos enterrados en este lugar? ¿Cuál es la horrible maldición que pesa sobre esta gente, que les ha obligado a construir un cementerio de niños?
El anciano sonrió y dijo:
– Puede usted serenarse. No hay tal maldición. Lo que pasa es que aquí tenemos una vieja costumbre. Le contaré…:

“Cuando un joven cumple quince años, sus padres le regalan una libreta como esta que tengo aquí, para que se la cuelgue al cuello. Es tradición entre nosotros que, a partir de ese momento, cada vez que uno disfruta intensamente de algo, abre la libreta y anota en ella:

A la izquierda, qué fue lo disfrutado.
A la derecha, cuánto tiempo duró el gozo.

Conoció a su novia y se enamoró de ella. ¿Cuánto tiempo duró esa pasión enorme y el placer de conocerla? ¿Una semana? ¿Dos? ¿Tres semanas y media…?
Y después, la emoción del primer beso, el placer maravilloso del primer beso…¿Cuánto duró? ¿El minuto y medio del beso? ¿Dos días? ¿Una semana?
¿Y el embarazo y el nacimiento del primer hijo…?
¿Y la boda de los amigos?
¿Y el viaje más deseado?
¿Y el encuentro con el hermano que vuelve de un país lejano?
¿ Cuánto tiempo duró el disfrutar de estas situaciones?
¿Horas? ¿Días?

Así, vamos anotando en la libreta cada momento que disfrutamos… Cada momento.

EL BUSCADOR1

Cuando alguien se muere, es nuestra costumbre abrir su libreta y sumar el tiempo de lo disfrutado para escribirlo sobre su tumba. Porque ese es para nosotros el único y verdadero tiempo vivido”.

Autor: Desconocido

_______________________________________

Es tiempo de disfrutar cada detalle, cada travesía, cada momento vivido.

¡Es tiempo de hacer que cada instante cuente!

Esta semana ha sido para mi la semana de reflexionar sobre el TIEMPO…
Todo en la vida toma su tiempo asi como el tiempo lo toma todo.
A veces pareciera que tenemos toda una vida por delante cuando lo verdaderamente seguro es este instante.
El reto de HOY sigue siendo justo eso… el HOY.
Un hoy cargado de incontables “gracias”.
Un hoy repleto de sonrisas.
Un hoy adornado con cosas simples y sencillas.
Un hoy lleno de magia.
Un hoy lleno de brillo en los ojos de esos seres maravillosos que me esperan al llegar a casa.
Un hoy que conoce el significado del “demasiado tarde”
y hasta que no se vive… no se valora este justo momento.
Es el hoy, el aqui, el AHORA que me permite ESTAR y es en ese saber estar que el mundo gira en sentido contrario y diferente.

Es en ese estar que el tiempo deja de ser tiempo y se transforma en un SER que le da sentido al existir.

Tiempo

Para darse cuenta del valor de un año,  Pregúntale a un estudiante que ha fallado en un examen final.

Para darse cuenta del valor de un mes,  Pregúntale a una madre que ha dado a luz a un bebe prematuro.

Para darse cuenta del valor de una semana,  Pregúntale al editor de un diario semanal.

Para darse cuenta del valor de una hora,  Pregúntale a los novios que esperan para verse.

Para darse cuenta del valor de un minuto,  Pregúntale a la persona que ha perdido el tren, el autobús o el avión.

Para darse cuenta del valor de un segundo,  Pregúntale a la persona que ha sobrevivido de un accidente.

Para darse cuenta del valor de un milisegundo,  Pregúntale a la persona que ha ganado una medalla de plata en las olimpiadas.

Procuremos más ser padres de nuestro PORVENIR que hijos de nuestro PASADO.

Tan a DESTIEMPO llega el que va demasiado deprisa como el que se retrasa demasiado.

¿Qué tanto valoras tu tiempo y el tiempo de los demás?